La revista electrónica de Los Cabos
       La revista electrónica de Los Cabos

Todo México




La carretera número 1 que nos conduce hacia La Paz es la que hay que agarrar a buen paso

El Triunfo, palabra adjetivo y yo diría, sustantivo, de esta mini población que en tan solo unas cuantas calles nos muestra su legado cultural, una bonanza en sí.



Cueste lo que cueste el arriesgue

Estoy en San Dimas, Durango, muy cerca al norte está Tayoltita donde hay leyendas de pacto con el diablo.



Cholula, estrella de Quetzalcoatl

Cholula es el pueblo mágico fundado en el periodo preclásico en el año 500 A.C. Dice la leyenda que Quetzalcoatl se arrojó a la hoguera sacrificándose y transformándose en estrella Cholulteca del amanecer.



La Costa Alegre de Jalisco

La Costa Alegre de México, es donde se encuentra Careyes, con espectaculares vistas al Pacífico y exuberante vegetación, que nos muestran otra cara de nuestro biodiverso México.



San Sebastián del Oeste

Imperdible San Sebastián del Oeste, poblado ancestral del siglo XIX donde parar a tomar tequila es la opción... y los dulces del Fortín una bendición.



Cabo Pulmo, divers

Cambiaremos de paisaje, de el confort capitalista de Los Cabos, hacia un espacio naturista y endémico, que es, un ensayo de todo lo que aun existe. A Cabo Pulmo es posible llegar en círculo, desde La Paz o desde San José del Cabo…



Paralelo 28 Baja California Sur. Parte I

Escucho Flamenco, y pienso en la Andalucía que conocí sana y alegre, cantaora, y que hoy padece. Un dolor que todos sienten. Ven, reposemos, vamos por nuestra tierra, estés aquí o en otro planeta.




Parras, Coahuila. El Valle de los Pirineos

Así le llamaron los españoles a Parras, Coahuila por su paisaje tipo europeo y fertilidad que daba trigo, olivo y vid. Y es la vid la que hoy representa a Parras en todo el mundo 




El Vizcaíno, un desierto sobre el mar

Partimos con la complicidad de la Sierra de la Giganta a nuestras espaldas. Visitamos el Parque Nacional de la Ballena Gris, sí, Aun un podemos disfrutarlo. “Ven, vamos a acampar, mis abuelos todavía lo hacen...”